Cómo convivir con la Deutsche Bahn

trenes alemania transporte deutsche bahn

Seguro que alguna vez has oído que los alemanes tienen grandes servicios públicos, que son gente muy educada y que, además, nunca llegan tarde a ningún sitio porque son extremadamente puntuales.

Bien, tras un tiempo viajando en tren casi diariamente por razones laborales tengo que decirte que todo lo anterior es un mito. O por lo menos si todo lo anterior está relacionado con la Deutsche Bahn (la compañía de trenes alemana).

A ver que me explico; los alemanes son educados y puntuales por principio, sin embargo, cuando traspasan la puerta de una estación de tren cambian radicalmente y se transforman en simples mortales para los que la puntualidad, la calma y la paz interior no existe. Pero, ¿por qué digo todo esto? Básicamente porque la Deutsche Bahn se caracteriza por ser la antítesis de los alemanes: impuntual.

El motivo de sus constantes retrasos o cancelaciones sin previo aviso no está del todo claro y aunque hay varias teorías (algunas incluso surrealistas), la más aceptada entre los alemanes es la que culpa a la elevada cantidad de obras que se están llevando a cabo para mejorar las infraestructuras.

Sin embargo, esas obras parecen no terminar nunca y muchas veces se enlazan unas con otras poniendo, en demasiadas ocasiones, la paciencia de los usuarios a prueba. ¿Significa esto que los trenes comienzan su recorrido impuntuales? Para nada. Los trenes suelen salir puntuales de su origen pero, a medida que avanzan, acaban retrasándose debido a las distintas obras que se van encontrando por el camino.

Cuando traspasan la puerta de una estación se transforman

Según el Financial Times, este problema ha llevado a la Deutsche Bahn en varias ocasiones a convertirse en “la empresa más detestada por los alemanes” y supone un constante quebradero de cabeza para los directivos de  la misma a la hora de mejorar su imagen.

transporte alemania Deutsche Bahn trenes

Tengo entendido que depende de la zona de Alemania donde te encuentres este problema se agrava en mayor o menor medida. En la región de NRW (Renania del Norte-Westfalia) te puedo decir por experiencia que montar en un tren supone una aventura nueva cada día, ya que el problema de la impuntualidad alcanza cotas muy elevadas en esta zona del país.

Debido a este pequeño problema de impuntualidad el carácter de los alemanes se transforma un poco una vez cruzan la puerta de una estación de tren, lo que suele suponer otro pequeño problema a los extranjeros (sobretodo si se esta de paso en el país o si se es un recién llegado). Por ello, me gustaría darte unas pistas para poder convivir con la Deutsche Bahn (y en una estación de tren):

  • Descárgate la aplicación de la DB

Ya que hay muchas opciones de que el tren llegue tarde, o de que simplemente ni aparezca, mejor saber a que hora llegará ¿no? Eso debieron pensar los CEO de la Deutsche Bahn cuando intentaban mejorar la imagen de la empresa, por lo que crearon esta aplicación a la que millones de usuarios están enganchados.

Otros puntos positivos de esta aplicación es que siempre indican el andén en el que va a parar el tren (dato importante, no dejes de leer para descubrir la razón), suelen mostrar rutas alternativas cuando el tren (mágicamente) es cancelado y sirve para todos los servicios públicos de Alemania, no sólo para los trenes de la Deutsche Bahn.

 

Las rutas entre Colonia y Düsseldorf
Las rutas entre Colonia y Düsseldorf tienen retraso por un fallo       técnico. En Hamburgo hay retraso por una investigación policial

 

  • Camina sin pausa y ¿sin? prisa

Una vez entres en la estación, sobretodo en estaciones grandes y en hora punta, intenta caminar rápido si quieres conservar tu integridad física.

Como he mencionado antes los trenes en Alemania suelen tener un leve problema de puntualidad lo que significa que mucha gente al llegar a su destino no tienen más remedio que salir corriendo si quieren llegar a coger otro tren. Y, ¿qué implica esto? Carreras maratonianas a cualquier hora del día (sobretodo en hora punta) en las estaciones de tren, gente que corre de un lado a otro, masas de gente bajando a toda prisa las escaleras del andén…

Por ello te recomiendo lo siguiente: Mira siempre en la aplicación de la DB a que andén llega tu tren, así tienes un objetivo y puedes andar a paso ligero hacia el mismo. Si ves que tienes tiempo de sobra y ya estás en la estación camina siempre por el centro, evita los laterales, (recuerda las escaleras llenas de gente bajando a toda prisa) de manera ligera o entra en alguna tienda a pasar el rato.

Al principio creía que corrían por miedo a perder el tren, hasta que un amigo alemán me explicó el verdadero motivo

  • Deja salir antes de entrar

Como ya he dicho al principio los alemanes son educados por naturaleza, por lo que cuando llega el tren lo primero que hacen es dejar salir antes de entrar. Para ello se apartan a los lados permitiendo así la salida de los viajeros.

Este proceso parece muy sencillo y civilizado hasta que alguien descubre que el tren que acaba de llegar está casi lleno. En ese momento los nervios se suelen apoderar de los alemanes y comienzan a darse pequeños empujones entre ellos hasta que la ultima persona sale del tren.

En el momento que esa persona (pobre… alguna vez he sido yo) pone un pie en el último escalón de las escaleras de salida todos los alemanes comienzan una carrera indescriptible para conseguir un asiento, sin importarles si esa última persona ha conseguido sacar el 100% de su cuerpo del tren.

Próximas salidas (los recuadros blancos indican los retrasos)
Próximas salidas (los recuadros blancos indican los retrasos)
  • Cambio de vía

¿Recuerdas que al principio he dicho que es importante saber en que andén va a parar el tren? Pues bien, ha llegado el momento de explicar porque.

En ocasiones, los trenes no llegan a su andén correspondiente. Muchas veces esto se debe a causa de una obra o del retraso de otro tren que debe usar el mismo andén. Cuando se da esta circunstancia, que por suerte no se da muy a menudo, los nervios y la tensión se suele apoderar de los viajeros que están en el andén.

La Deutsche Bahn tiene la tendencia de hacer el cambio de andén justo cuando el tren está entrando en la estación, y ¿qué supone esto para los usuarios del tren?. La respuesta es sencilla: una ruptura de esquemas.

Imagínate que eres una persona, concretamente alemana, que tienes que coger el tren por razones laborales y estás ahí en el andén, con una estrategia mental preparada para entrar por la puerta adecuada y poder sentarse cómodamente en un asiento. De repente, una voz anuncia por el altavoz que el tren está llegando a otra vía, ¿qué harías?.

Como española nunca le he dado mucha importancia al cambio de vía, siempre he ido andando tranquilamente hacia el nuevo andén para coger mi tren, sin embargo, yo siempre veía que los alemanes a mi al rededor salían corriendo como si no hubiese un mañana. Siempre pensé que era por miedo a perder el tren, hasta que hablé con un amigo mío alemán que me explicó que el motivo de tanta prisa era bien distinto.

Según mi amigo la gente corre porque al haber un cambio de andén puede que no consigan sentarse donde quieren (recuerda la estrategia mental de hace un momento), por lo que si consiguen llegar los primeros al nuevo andén podrán entrar los primeros en el tren y sentarse cómodamente. ¿Qué opinas? Yo me quedé bastante sorprendida cuando oí esto…

  • Busca una buena cafetería

Los retrasos muy a mi pesar, y al pesar de los alemanes, no ocurren sólo en verano. Muchas veces las vías del tren se congelan por la bajas temperaturas del invierno, lo que retrasa aún más la llegada y salida de los trenes. Para evitar congelarte de frío te recomiendo que encuentres una buena cafetería donde sirvan buen café para poder amenizar la espera.

Tras una búsqueda intensiva he descubierto un par de sitios interesantes: Cafetiero y Coffe Fellows. 

Ambas ofrecen buen cafe, diversos tés y comida. Además, si pides la tarjeta cliente (eso implica asumir que vas a tener que esperar varias veces al tren 😉 ) el café número 11 te sale gratis.

transporte alemania cafe trenes

 

Pero, ¿es todo negativo en la Deutsche Bahn? ¡Para nada! Viajar en transporte público en Alemania es una buena idea, no sólo porque se ofrecen una gran variedad de tickes (job ticket, Ticket 2000, Ticket 50) que permiten tener ciertas ventajas sino porque los transportes (así como las estaciones de tren) suelen estar muy bien cuidados y rara vez encuentras algo sucio.

Por otro lado, Alemania está intentando implantar transportes públicos más ecológicos y para el 2017 planea el lanzamiento del primer tren de larga distancia con cero emisiones de CO2 que se desplazará impulsado con hidrógeno (aquí te dejo una noticia de EuropaPress sobre este tema Primer tren de pila de hidrógeno).

Espero que te haya gustado este post y que te sirva como “kit de supervivencia en Alemania” 😉

Aquí te dejo unas preguntas por si te animas a comentar el post. Un saludo!

 

¿Has montado alguna vez en un tren alemán? ¿Cómo fue tu experiencia? ¿Eres usuari@ de la Deutsche Bahn? ¿Qué opinas de su servicio?

 

Anuncios

Los festivos en Alemania

Weinachtsmarkt

Seguro que ya sabías que Alemania es un país dividido en Budesländer (estados federados) y que cada estado tiene características diferentes. Las principales diferencias entre estos estados derivan de la religión, el dialecto y las tradiciones, por lo que a parte de producir cervezas disferentes (más información sobre la cerveza alemana en el post “La cerveza en Alemania”) también tienen distintos motivos para celebrar.

Entonces, ¿tienen los alemanes alguna celebración común ó todo lo hacen por separado? En Alemania, como en España, hay festivos nacionales y festivos estatales. Aquí te dejo una lista para que no te pierdas nada:

Festivos nacionales

Neujahrstag (1 de Enero), Karfreitag (Viernes Santo), Ostersonntag (Domingo de Pascua), Ostermontag (Lunes de Pascua)

Tag der Arbeit (1 de Mayo) [El 30 de Abril se organiza una buena fiesta para celebrar la llegada de Mayo, ¿quieres saber más? Lee mi antiguo post “Tradiciones Alemanas”]

Christi Himmelfahrt (la Ascensión), Pfingstsonntag (Domingo de Pentecostés), Pfingstmontag (Lunes de Pentecostés)

Tag der Deutschen Einheit (3 de Octubre – La reunificación alemana), Weihnachtstag (25 y 26 de Diciembre – Navidad)

Festivos regionales que no te puedes perder

Enero

Baviera – Heilige Drei Könige (6 de Enero – Reyes Magos) ¿Te suena? 😉

Febrero

Renania del Norte Westfalia – Rosenmontag (Lunes de Carnaval)

Septiembre

Baviera – Oktoberfest (aunque no está marcado como festivo en el calendario oficial si lo está en el calendario de los bávaros) 😉

festivos en alemania

Ahora que ya sabes que festivos hay en Alemania te voy a contar cómo celebran los alemanes estos días tan especiales.

Semana Santa

Esta es una fiesta muy importante en Alemania ya que muchas familias aprovechan estos días para viajar y disfrutar de los suyos.

Seguro que si has estado por Alemania en estas fechas te has dado cuenta que tienen huevos pintados con colores en todas las esquinas. Es típico como decoración de pascua y, también es muy típico, comer huevos de chocolate y repartirse pequeños regalos.

Una cosa a tener en cuenta en Pascua es el respeto por esta fiesta. Muchas familias acuden a misa, aunque no tanto como en Navidad, los comercios están cerrados (no intentes comprar nada en esta época) y aunque los bares y restaurantes sí suelen estar abiertos no vas a encontrar un ambiente festivo en los mismos, sino todo lo contrario. Los alemanes respetan esta fiesta de tal manera que muchos locales no ponen música hasta que no pasa la Pascua.

3 de Octubre

El día de la reunificación alemana no se celebra con desfiles militares o misas, sino que las ciudades se llenan de actividades para la familia de modo que todos los alemanes salen a la calle a disfrutar de este día. En muchas ciudades, además, se organizan conciertos y eventos públicos para disfrutar a cualquier edad.

Navidad

Los días más importantes para los alemanes son el 24, 25 y 26. El día 24 cenan en familia para celebrar la llegada de la Navidad y abren los regalos de Papá Noel. El menú suele basarse en la cocina francesa, aunque siempre añaden un toque alemán ya que la ensalada de patata no puede faltar en la mesa. Los días 25 y 26, al ser festivos, se suele aprovechar para ir a visitar a familiares que no viven cerca y a los que no pueden visitar facilmente durante el año.

Nochevieja

En Alemania el 31 de Diciembre es un día como otro cualquiera. Los alemanes suelen trabajar el último día del año hasta pasada la hora de comer. Entonces se dirigen a sus casas y se preparan para celebrar la entrada del nuevo año. ¿Cómo la celebran? Los alemanes no cenan con sus familiares este día sino que se juntan con los amigos desde la tarde para beber cervezas y picar algo. Los fuegos artificiales están presentes durante toda la jornada alcanzando su punto álgido a las doce de la noche.

Festivos en Alemania

He de reconocer que, aunque no es una práctica muy extendida, los alemanes se parecen un poco a los españoles en una cosa: Los alemanes también hacen puente. El  brückentag (como lo llaman aquí) es una práctica que comienza a extenderse poco a poco entre los alemanes y, aunque aún les falta para que sea algo habitual, saben aprovechar muy bien los puentes ya que son muchos los que no dudan en escaparse de viaje.

 

Y tú, ¿conoces alguna otra festividad alemana que quieras recomendar? ¿Cómo se celebran estas fiestas en tu país? ¿Existen las mismas fiestas en tu país que en Alemania?

Monaco

Monaco

Si piensas en Mónaco seguro que te imaginas un pequeño país situado en el mediterráneo con un puerto lleno de lujosos yates. Al menos esa era la idea que yo tenía hasta que lo visité este pasado verano.

Puede que durante la época estival su población se triplique y su puerto se llene de lujosos barcos, pero Mónaco es más que galas y lujo.

Un día en Mónaco

Cogimos un tren desde Niza con el que tardamos menos de media hora en llegar a Montecarlo. (A tener en cuenta: el tren va por la costa, las vistas son preciosas!!!).
Al llegar a Mónaco nos dimos cuenta que es una país especial, en las antiguas y empinadas calles de Montecarlo, llenas de edificios de varias alturas y colores, se entremezclan gente de todas las clases sociales, coches de alta gama y turistas.
En nuestro intento por desayunar (llegamos a Mónaco a las 8.30 am) nos pusimos a callejear hasta que llegamos a el famoso casino de Montecarlo. Datado de 1958 acoge el Teatro de Montecarlo, la ópera y una casa ballet entre sus paredes. ¿Sabías que los monegascos tienen prohibida la entrada a las salas de juego?
Siguiendo las huella de Fernando Alonso, Kimi Raikonnen y Hamilton, oséase, siguiendo las marcas que dejan los neumáticos de los coches de F1 por la ciudad, encontramos uno de los Starbucks más bonitos en los que he estado. Situado junto al famoso Nikki Beach esta cafetería se encuentra en una terraza con vistas al mediterráneo, un buen lugar para tomar ese desayuno que tanto ansiábamos.
Monaco
Tras acabar de comer cruzamos el famoso túnel de las carreras de fórmula 1 y llegamos al puerto de Montecarlo, donde pudimos entretenernos admirando yates y embarcaciones de lujo.
Un paseo por el puerto nos pareció insuficiente, por lo que no sólo nos perdimos un rato por las calles de la ciudad sino que también subimos a ver el palacio de los Grimaldi.
A decir verdad me esperaba un palacio más grande, aunque pequeño el lugar tiene su encanto, de hecho, frente al mismo podemos encontrar la zona más antigua de la ciudad (Monaco Ville) donde se entrecruzan pequeñas callejuelas formadas por edificios de colores.
Las vistas desde lo alto de Montecarlo son impresionantes; el puerto, el mediterráneo, los jardines… Todo esta limpio y bien cuidado.
Como hacía mucho calor decidimos ir a la playa. Para ello descendimos por el otro lado de la muralla, nos perdimos entre las calles de Montecarlo, cruzamos sus centros comerciales y paseamos al rededor de su estadio de fútbol. Tras cruzar la calle paralela al mismo, llegamos ni más ni menos que a Francia, donde junto a un pequeño puerto encontramos una playa de arena para relajarnos después de tanta caminata.
Y para finalizar nuestro paseo por Mónaco decidimos volver a perdernos entre sus calles y dar un paseo hasta la estación de tren pasando por la “zona industrial” de la ciudad. En esta zona se encuentran varias empresas de ingeniería industrial y automovilística, al igual que el concesionario oficial de Ferrari en Mónaco.

¿Qué ver en Mónaco?

Aquí te dejo una lista con las cosas más emblemáticas de la ciudad
  • El puerto: Para poder disfrutar de los elegantes barcos atracados en él.
  • El palacio de los Grimaldi: A las 12.00 horas es el cambio de guardia.
  • La catedral: Preciosa, llena de obras de arte y vidrieras. En ella se encuentran las tumbas de los que un día fueron Príncipes de Mónaco, incluyendo la de Grace Kelly y la de Rainiero.
  • El museo oceanográfico: Aunque no llegué a visitarlo me consta que es muy popular (y había muchísima cola para entrar).
  • Sus tiendas: Si tenéis ganas de una buena jornada de shopping en Mónaco encontraréis las marcas más exclusivas.
  • Su estación de tren: Se accede a ella desde distintos lugares cada cual más pintoresco.

 

Y tú, ¿has visitado Monaco? ¿Qué es lo que más te gustó de este país mediterraneo?

Monaco

Utrecht

El pasado fin de semana decidimos empezar el año visitando a nuestros vecinos Holandeses. Para ello elegimos la preciosa ciudad de Utrecht.

image

Un poco de historia…
Antigua ciudad universitaria fue la ciudad más importante de los Países Bajos hasta que Amsterdam la
relevó del trono. Aún cuenta con muchos edificios de la Edad Media, aunque su edificio histórico más destacado es la catedral de San Martin (Dom van Utrecht) cuya torre, de 112 metros, se puede contemplar desde cualquier punto del Casco Antiguo.
Si estáis interesados podéis comprar tickets para subir a la misma ya que desde arriba las vistas son  espectaculares.
 image
Algo más que arquitectura…
Los habitantes de Utrecht no sólo están están orgullos de decir que allí nació el único Papa Holandés sino que también han conseguido que su ciudad sea conocida por sus museos y sus preciosos canales, que nada tienen que envidiar a los de mi querida Amsterdam. Junto a los mismos se pueden encontrar cafeterías y restaurantes donde degustar todo tipo de comida, desde Hamburguesas (que tienen una fuerte presencia en la zona) hasta pequeños cafés curiosamente decorados.
Sorpresa de domingo…
Lo que no sabíamos cuando cruzamos la frontera era que ese día se celebraba el día de la cultura, por lo que la ciudad estaba no sólo llena de gente paseando por sus calles y entrando a comprar en las tiendas, sino que en cada esquina encontrábamos diversos artistas: cantantes, pianistas, modelos, fotógrafos… Tras ver un concierto de piano en la catedral decidimos dar una vuelta donde encontramos cantantes en las calles del casco antiguo, exposiciones fotográficas en cafeterías y músicos tocando diferentes instrumentos al rededor de los canales.
image
Nuestro viaje terminó en Tilburg, al sur del país. Esta conocida ciudad entre los Erasmus nos recibió de noche pero muy iluminada, no sólo los edificios públicos sino también los restaurantes y bloques de viviendas. Allí pudimos disfrutar de la comida típica holandesa: Salchichas, puré de patatas con verdura, croquetas de carne y las estupendas patatas fritas holandesas. Y después de esa gran cena decidimos retirarnos hasta el siguiente viaje.
image

Habéis estado ya en Utrecht? Os gusta?

Creta en 5 días (Parte I)

De vez en cuando viene bien desconectar. Por ello nos hemos ido de viaje a Creta, la mayor isla griega situada en el mar mediterráneo a la misma distancia de los tres continentes (África, Asia y Europa).

Nos encantó! Por eso queremos compartir con vosotros nuestra experiencia en Creta:

Rethymnon

Es la tercera ciudad más grande de Creta y nuestra primera parada. Comenzar nuestro viaje ahí fue todo un acierto. Esta pequeña ciudad es tan encantadora como sus gentes.

Paseando entre sus antiguas calles descubrimos vestigios históricos que se mezclaban entre tiendas y terrazas preparadas para acoger a los turistas.

image

Chania

Es la segunda ciudad más importante de Creta y nuestra segunda parada. A lo largo de los siglos son varias las culturas que se han establecido en ella dejando su rastro en la arquitectura de la ciudad.

Lo más bonito de Chania es su casco antiguo, rodeado por una muralla. Paseando por sus estrechas calles y contemplando sus casas de color pastel llegamos hasta el puerto donde disfrutamos de unas vistas increíbles.

image

Pero no todo iba a ser patear ciudades sin parar.

Dónde comer platos griegos es también importante. Porque reconozcámoslo, la comida mediterránea tiene algo especial que engancha!

To Patriko

No tenemos palabras para describirlo! Comida griega casera. Todo estaba exquisito! La camarera era un encanto, nos enseño hasta palabras en griego! Fue una comida deliciosa.

Dirección: Panou Korounaiou 25, Rethymnon

Ta chalkina

Precioso restaurante localizado al final del puerto de Chania. Conocido por sus conciertos de musica griega, su comida es deliciosa y sus camareros son muy atentos. No os podéis perder sus champiñones! Una maravilla!

Dirección: Akti Tompazi, Chania
(Los restaurantes fueron recomendados por una amiga expat con sangre griega)

Ahora que hemos hecho turismo y hemos comido en condiciones vamos a descansar un poco.

Vosotros sois más de playa o de montaña? 

En Creta podéis disfrutar de las dos.

Entre Chania y Rethymnon se encuentran varias playas donde poder descansar. En la playa de Daratsos, situada frente a nuestro hotel, pudimos disfrutar de la puesta de sol más impresionante que hayamos visto nunca.

image

Aunque teníamos bastante ganas de playa no pudimos resistirnos a perdernos entre las montañas Griegas.

Por ello alquilamos un coche con el que fuimos desde Chania hasta Paleochora disfrutando de unos paisajes maravillosos y haciendo inesperados amigos por el camino.

image
image

Pero esto ya es otra historia.

Vosotros habéis estado en Creta? Tenéis algún rincón favorito en estas ciudades? Compartirlo con nosotros! 

 

* Si queréis saber más sobre Creta seguid nuestro “Diario de un viaje: Creta” en facebook y no os perdáis nuestros posts Creta en 5 días Parte II y Parte III!

 

El laberinto de San Servando

Cada ciudad tiene lugares insólitos, rincones únicos que descubrir. A través de sus edificios podemos conocer su historia, comprender a sus gentes y entender su cultura.

El laberinto de la basílica de San Servando es uno de esos rincones dignos de descubrir. Situado en una de sus alas se encuentra este laberinto diseñado entre 1885-1887 por Pierre Cuypers (arquitecto responsable de la restauración de la basílica en la segunda mitad del siglo XIX).

image

El tema del laberinto (que encontraréis en el suelo de la basílica) está relacionado con las esculturas que podéis encontrar en el mismo ala/portal de la iglesia. Empezando por la izquierda con Abraham, acabando con San Servando a la derecha y dejando como pieza central a la virgen Maria coronada en el cielo, se pueden apreciar estas esculturas que representan parte del antiguo y del nuevo testamento, y de la historia de la salvación.

Como contraste con el cielo, el laberinto representa el mapa de la tierra, donde todo el mundo es un peregrino en búsqueda constante de la tierra sagrada y Jerusalén.

La ciudad sagrada es la meta espiritual y se representa como una fortaleza con 8 esquinas y torres, el monte de los olivos y el monte del calvario.

También aparecen representadas las dos ciudades más importantes de la cristiandad, tanto en el este como en el oeste: Constantinopla y Roma, y dos ciudades importantes para la ciudad de Maastricht: Colonia (capital y sede del arzobispado y ciudad más importante del imperio romano en el norte de los alpes), y Aix-la-Chapelle (lugar donde los emperadores del sagrado imperio romano de la nación alemana fueron coronados durante la edad media).

La mejor manera de apreciar la plenitud de esta obra es colocándose en una esquina de manera que se pueda ver el laberinto al completo al mismo tiempo que las esculturas. ¿Os animáis a recorrerlo?

Le Puy en Valey

Le Puy en Valey

Paseando por Le Puy

Siempre hay un buen motivo para viajar a Francia. En este caso el destino era el precioso pueblo “Le Puy en Velay” situado a tan sólo 135km de Lyon. Este lugar es un enclave ideal para disfrutar de la naturaleza y, al mismo tiempo, sentirse rodeado de la elegancia arquitectónica francesa.

Paseando por la ciudad una siente claramente que esta en Francia; crêperies, pâtisseries… Cientos de terrazas inundan el centro dando mucha vida a la misma.

Curiosidades

  • Forma parte del Camino de Santiago
  • Entre sus actividades tradicionales destaca la producción de lentejas verde
  • Es visitada por 800000 personas al año
  • La imagen de Notre Dame de France fue construída por Napoleon con metal de cañones rusos

Haute ville: Que ver

Notre-Dame de France

Preciosa estatua construida en 1860 por Napoleón III. Desde lo alto de la misma se puede tener una buena panorámica de la ciudad. La entrada cuesta sólo 4€.

Capilla de Saint-Michel de Aiguilhe

Construcción realizada en lo alto de una formación volcánica de 85m. Es posible acceder a la misma a través de una escaleras excavadas en la propia roca.

Le PuyLe Puy en Valey

Catedral de Notre-Dame de Puy

Catedral católica que contiene arquitectura de todos los periodos. Es centro de peregrinación y se encuentra en el punto más alto de la ciudad. Uno de sus peregrinos más conocido fue Carlomagno.

Porque Le Puy

Nunca hubiese pensado que visitaría un lugar como este: encantador, lleno de energía, donde se puede estar relajado y realizar diversos planes al mismo tiempo. Sin embargo, he tenido la oportunidad de visitar esta pequeña ciudad gracias a dos personas a las que les deseo lo mejor. Muchísima felicidad!! Os merecéis todo lo bueno y más!!

Y a vosotros, no os perdáis la oportunidad de visitar esta ciudad y probar sus lentejas. Os sorprenderéis!

 

Amsterdam

Tras mi segundo viaje por allí puedo asegurar que sé que volveré otra vez.

Amsterdam es una ciudad increíble. Pasear por sus calles contemplando sus edificios es como retroceder años luz, pero cuando miras al frente te das cuenta de que te encuentras en una ciudad cosmopolita llena de vida.

Al perderte por sus múltiples canales y puentes descubres que hay vida más allá del Barrio Rojo y los Coffee Shops.

En cualquier momento puedes encontrarte con cafeterías y restaurantes (siempre llenos de gente) que dan ganas de entrar sólo por la manera en que los decoran. En la calle puedes encontrar todo tipo de estilos, y tiendas para cada uno de ellos (vintage, veganos, skaters…).

Por supuesto, no hay que olvidar la historia que tiene la ciudad, desde la creación de “La compañía holandesa de las Indias Orientales”, pasando por Anna Frank y terminando por la empresa Heineken. Por lo que siempre hay algo que visitar, lugares con encanto como el Museo de Rembrandt, la plaza Damm o tener una “Experiencia Heineken” (de esto, como buena marketiniana, ya os hablaré otro día ;)).

Finalmente mencionar el famoso Barrio Rojo.

Allí da igual el día o la hora a la que vayas, siempre hay gente paseando por sus calles, bebiendo cervezas (y demás ;)) en sus Coffee Shops y, por supuesto, parándose a contemplar las famosas cabinas con los farolillos rojos.

Aquí os dejo algunos datos sobre Amsterdam:

  • En Amsterdam hay 1.000.000 de bicicletas, pero sólo 700.000 Amsterdamers
  • La ciudad tiene el mayor número de museos por metro cuadrado del mundo (Doy fe: El museo del tulipán, el del queso, el de la marihuana, el del sexo, el de cera, etc…)
  • Los holandeses son los segundos más altos del mundo
  • Amsterdam tiene más de 150 canales y 1.200 puentes
  • La ciudad debe su nombre a la combinación del río Amstel y el Dam (dique) construido para fundar la ciudad original.

“Amsterdam epitomizes what Merriam-Webster’s dictionary defines as “too extraordinary and improbable to be believed.”