Utrecht

El pasado fin de semana decidimos empezar el año visitando a nuestros vecinos Holandeses. Para ello elegimos la preciosa ciudad de Utrecht.

image

Un poco de historia…
Antigua ciudad universitaria fue la ciudad más importante de los Países Bajos hasta que Amsterdam la
relevó del trono. Aún cuenta con muchos edificios de la Edad Media, aunque su edificio histórico más destacado es la catedral de San Martin (Dom van Utrecht) cuya torre, de 112 metros, se puede contemplar desde cualquier punto del Casco Antiguo.
Si estáis interesados podéis comprar tickets para subir a la misma ya que desde arriba las vistas son  espectaculares.
 image
Algo más que arquitectura…
Los habitantes de Utrecht no sólo están están orgullos de decir que allí nació el único Papa Holandés sino que también han conseguido que su ciudad sea conocida por sus museos y sus preciosos canales, que nada tienen que envidiar a los de mi querida Amsterdam. Junto a los mismos se pueden encontrar cafeterías y restaurantes donde degustar todo tipo de comida, desde Hamburguesas (que tienen una fuerte presencia en la zona) hasta pequeños cafés curiosamente decorados.
Sorpresa de domingo…
Lo que no sabíamos cuando cruzamos la frontera era que ese día se celebraba el día de la cultura, por lo que la ciudad estaba no sólo llena de gente paseando por sus calles y entrando a comprar en las tiendas, sino que en cada esquina encontrábamos diversos artistas: cantantes, pianistas, modelos, fotógrafos… Tras ver un concierto de piano en la catedral decidimos dar una vuelta donde encontramos cantantes en las calles del casco antiguo, exposiciones fotográficas en cafeterías y músicos tocando diferentes instrumentos al rededor de los canales.
image
Nuestro viaje terminó en Tilburg, al sur del país. Esta conocida ciudad entre los Erasmus nos recibió de noche pero muy iluminada, no sólo los edificios públicos sino también los restaurantes y bloques de viviendas. Allí pudimos disfrutar de la comida típica holandesa: Salchichas, puré de patatas con verdura, croquetas de carne y las estupendas patatas fritas holandesas. Y después de esa gran cena decidimos retirarnos hasta el siguiente viaje.
image

Habéis estado ya en Utrecht? Os gusta?

Anuncios

El laberinto de San Servando

Cada ciudad tiene lugares insólitos, rincones únicos que descubrir. A través de sus edificios podemos conocer su historia, comprender a sus gentes y entender su cultura.

El laberinto de la basílica de San Servando es uno de esos rincones dignos de descubrir. Situado en una de sus alas se encuentra este laberinto diseñado entre 1885-1887 por Pierre Cuypers (arquitecto responsable de la restauración de la basílica en la segunda mitad del siglo XIX).

image

El tema del laberinto (que encontraréis en el suelo de la basílica) está relacionado con las esculturas que podéis encontrar en el mismo ala/portal de la iglesia. Empezando por la izquierda con Abraham, acabando con San Servando a la derecha y dejando como pieza central a la virgen Maria coronada en el cielo, se pueden apreciar estas esculturas que representan parte del antiguo y del nuevo testamento, y de la historia de la salvación.

Como contraste con el cielo, el laberinto representa el mapa de la tierra, donde todo el mundo es un peregrino en búsqueda constante de la tierra sagrada y Jerusalén.

La ciudad sagrada es la meta espiritual y se representa como una fortaleza con 8 esquinas y torres, el monte de los olivos y el monte del calvario.

También aparecen representadas las dos ciudades más importantes de la cristiandad, tanto en el este como en el oeste: Constantinopla y Roma, y dos ciudades importantes para la ciudad de Maastricht: Colonia (capital y sede del arzobispado y ciudad más importante del imperio romano en el norte de los alpes), y Aix-la-Chapelle (lugar donde los emperadores del sagrado imperio romano de la nación alemana fueron coronados durante la edad media).

La mejor manera de apreciar la plenitud de esta obra es colocándose en una esquina de manera que se pueda ver el laberinto al completo al mismo tiempo que las esculturas. ¿Os animáis a recorrerlo?

Amsterdam

Tras mi segundo viaje por allí puedo asegurar que sé que volveré otra vez.

Amsterdam es una ciudad increíble. Pasear por sus calles contemplando sus edificios es como retroceder años luz, pero cuando miras al frente te das cuenta de que te encuentras en una ciudad cosmopolita llena de vida.

Al perderte por sus múltiples canales y puentes descubres que hay vida más allá del Barrio Rojo y los Coffee Shops.

En cualquier momento puedes encontrarte con cafeterías y restaurantes (siempre llenos de gente) que dan ganas de entrar sólo por la manera en que los decoran. En la calle puedes encontrar todo tipo de estilos, y tiendas para cada uno de ellos (vintage, veganos, skaters…).

Por supuesto, no hay que olvidar la historia que tiene la ciudad, desde la creación de “La compañía holandesa de las Indias Orientales”, pasando por Anna Frank y terminando por la empresa Heineken. Por lo que siempre hay algo que visitar, lugares con encanto como el Museo de Rembrandt, la plaza Damm o tener una “Experiencia Heineken” (de esto, como buena marketiniana, ya os hablaré otro día ;)).

Finalmente mencionar el famoso Barrio Rojo.

Allí da igual el día o la hora a la que vayas, siempre hay gente paseando por sus calles, bebiendo cervezas (y demás ;)) en sus Coffee Shops y, por supuesto, parándose a contemplar las famosas cabinas con los farolillos rojos.

Aquí os dejo algunos datos sobre Amsterdam:

  • En Amsterdam hay 1.000.000 de bicicletas, pero sólo 700.000 Amsterdamers
  • La ciudad tiene el mayor número de museos por metro cuadrado del mundo (Doy fe: El museo del tulipán, el del queso, el de la marihuana, el del sexo, el de cera, etc…)
  • Los holandeses son los segundos más altos del mundo
  • Amsterdam tiene más de 150 canales y 1.200 puentes
  • La ciudad debe su nombre a la combinación del río Amstel y el Dam (dique) construido para fundar la ciudad original.

“Amsterdam epitomizes what Merriam-Webster’s dictionary defines as “too extraordinary and improbable to be believed.”