Mitos sobre Alemania

 

Esta semana me uno al Blogparade propuesto por Rocío (creadora del blog Romundeando) donde hay que hablar sobre tópicos alemanes que tras llevar un tiempo viviendo en el país vemos que o bien se cumplen a rajatabla, o que no se cumplen para nada.

Como bien dice Rocío este tema es un poco subjetivo, así que lo que vas a leer en este post está basado en mi propia experiencia después de casi 5 años viviendo rodeada de alemanes.

Durante este tiempo me he dado cuenta que estas experiencias expats suponen una evolución personal increíble, ya que te permiten conocerte mejor como persona y como profesional. Cada día que pasas fuera de tu zona de confort supone una nueva aventura, un nuevo reto, ya que tienes que adaptarte a nuevas situaciones, aprender a relativizar y reciclar muchas de las ideas preconcebidas que tenías en tu cabeza desde que eras pequeñ@.

Nunca me había parado a pensar si todos los mitos que había oído sobre Alemania son ciertos o no hasta que comencé mi convivencia con este país y su gente. Gracias a Rocío he hecho una lista de pequeños mitos sobre Alemania que no son del todo ciertos.

Los transportes públicos son muy puntuales

Lo sé, los alemanes son conocidos por su puntualidad exquisita (aquí compiten con los ingleses). Pero me da a mí que el que les dió esa fama de puntuales no conocía la Deutsche Bahn, la Rheinbahn ni la KVB (creo que Alba de Düsseldorf lleva Umlaut me entiende… ;)).

Será por la región, pero aquí ver llegar un transporte público puntual es un milagro. A veces veo gente a la que se le caen las lágrimas de la emoción cuando esto ocurre. Quién lo iba a decir, ¿eh?

En Alemania no hay gente por la calle

Creo que este punto es muy muy muy subjetivo, porque en Düsseldorf hay gente por la calle a cualquier hora del día. No importa si son las 10 de la mañana o las 10 de la noche que aquí siempre hay algo que hacer y, sobretodo, gente con la que hacerlo.

De hecho, ¿sabías que la ciudad de Düsseldorf es conocida como “la barra más larga del mundo”? Pues eso, imagina que de gente puede entrar en esa barra… 😉

Son muy ordenados

Sí y no.

A ver que me explico.

Puede que la mesa de trabajo de un alemán este súper ordenada, o que su casa parezca sacada de una revista de decoración donde la ropa está ordenada por colores y los libros por tamaños. Ahí no me meto. Pero cuando llega el momento de respetar una cola se pierden.

Lo de ponerse en línea recta para entrar al avión, al tren o para esperar la cola del supermercado parece salido de otro mundo para mis queridos alemanes. Y no os imagináis la que se arma cuando, de repente, se abre una caja en el supermercado y hay que hacer una nueva cola… (Rocío cuando quieras hacemos videos para mostrar al mundo ese momento mágico ;)).

Los alemanes hablan un inglés perfecto

La primera vez que vine a Alemania (de eso hace ya muuuuchos años) me quedé con la impresión de que en este país todo el mundo habla inglés perfectamente. Sin embargo, la realidad es bien distinta… Sí es cierto que los Alemanes aprenden inglés en el colegio, pero de ahí a hablarlo perfecto hay un mundo.

Si vives en Alemania seguro que conoces este video de Berlitz: https://www.youtube.com/watch?v=6zkZ3f8DnKs (lo he cogido de Youtube 😉 ) que explica con humor como los alemanes aún pueden mejorar sus conocimientos de Alemán para cumplir este mito.

En Alemania sólo comen salchichas

Aquí llega otro momento “sí y no”.

Es cierto que los alemanes comen muchas salchichas y que, por regla general, asociamos las salchichas a este país. Sin embargo, puedo confirmar que tienen más comida típica como el codillo, la flamkuchen o las bratkartoffeln. Además, preparan unas tartas riquísimas que no tienen que envidiar a la repostería de ningún otro país.

Todos los alemanes compran en LIDL

Este topicazo lo he oído más de una vez y me gustaría decir que no es cierto.

A ver, si que hay alemanes que compran en LIDL, pero otros compran en Rewe, Real, Aldi… En este país hay una gran variedad de supermercados, así que cada uno va al que más le guste y al que se puede permitir, ya que los precios de los productos varían de unos a otros.

Los alemanes no pueden hablar de la guerra

Si y no (otra vez 😉 ).

Es cierto que es un tema muy delicado y que aún se avergüenzan de todo lo que pasó. Sin embargo, las nuevas generaciones (y las no tan nuevas) hablan del tema sin ningún problema. Eso sí, el nombre de Adolfo aún no está bien visto…

En Alemania nadie tiene sentido del humor

Los alemanes tener sentido del humor tienen. Ahora… Es un humor distinto al nuestro. Muy distinto diría yo.

De hecho, alguna vez he hecho la prueba de juntar a un par de españoles con un par de alemanes y contar chistes e historias graciosas. ¿Resultado del experimento? Lo que era gracioso para nosotros no lo era para ellos, y viceversa.

Gracias a mi experiencia en este país me atrevo a decir que su humor es más practico que el nuestro.

Están obsesionados con el aire puro

Alguna que otra vez he oído decir que los alemanes adoran abrir las ventanas para respirar aire puro. Sin embargo, después de varios años aquí he de confesar que nunca he tenido la sensación de que los alemanes sean muy amigos de abrir las ventanas.

Me explico. Es cierto que en la oficina tienen tendencia a abrir las ventanas tanto al llegar como a media tarde para que circule el aire. Sin embargo, en su vida privada sólo abren las ventanas en verano para dormir, los días que hace mucho calor o cuando cocinan, para que salga el olor a comida y siempre y cuando no haga mucho frío.

Lo de ventilar la casa empiezo a pensar que es un concepto muy español.

Las alemanas no se depilan

He visto de todo la verdad. Sí que es cierto que, normalmente, las alemanas tienen el pelo muy rubio y muy fino…

Tu turno

¿Quieres participar en esta Blogparade? 

Simplemente tienes que escribir un post en tu blog sobre los mitos que existen sobre tu país de residencia y contar cuáles se cumplen y cuales no. En mi caso me he centrado en los que no se cumplen aunque tú puedes escribir sobre los dos. ¡Creatividad al poder!

Además, esta blogparade está pensada para gente que vive tanto en Alemania como en otros países.

Siempre está bien conocer otros tópicos existentes en otros países 🙂

¿Qué pasos seguir?

– Escribe tu post
– Comenta este post poniendo un link a tu entrada
– Tienes hasta el 30 de noviembre para escribir tu entrada

Una vez cerrada la convocatoria Rocío reunirá todas las entradas en un post resumen y las compartirá en su blog romundeando. ¿Te animas? 😉

 

 

Anuncios

5 cosas que no echaría de menos si me mudase de Alemania

Si hace unos meses fue Marta, de La Libreta Roja la que tuvo la idea de crear una Blogparade contando lo que echaríamos de menos si nos mudásemos de Alemania, esta vez la anfitriona es Ana, blogger en Cinco Platos, y la promueve Montse, de Kartoffel Tortilla.

El tema elegido en esta ocasión es “Cosas que no echaríamos de menos si algún día nos fuesen de Alemania” y aunque ha costado un poquito, he conseguido encontrar un par de cosillas que no me importaría dejar atrás si algún día decido seguir mi aventura expat en otro país:

La sirena de las ambulancias

A pesar de que ya llevo años en este país, mis oídos siguen sin acostumbrarse a ese ruido tan extremo que producen los servicios de emergencia por toda la ciudad.

Acostumbrada a otros países donde las ambulancias y los bomberos sólo hacen sonar la sirena en caso absolutamente necesario…

Las abejas en verano

En este punto coincido al 100% con mi querida Alba del blog Düsseldorf lleva Umlaut. En cuanto el mes de Mayo se acerca, las temperaturas suben un poco y el sol se asoma, comienza la invasión.

Lo que a día de hoy no para de sorprenderme es la capacidad de los alemanes para convivir con ellas. ¿Cuántas veces habré visto como las dan un manotazo  y siguen a lo suyo? Mientras tanto yo comienzo a rezar para que pasen a mi vera, me ignoren y decidan no picarme (Que alguna vez lo han hecho y me da cada reacción alérgica… Una cosa sobre mí misma que he descubierto en este país. ¡Gracias abejas alemanas!).

La “gran iluminación” de las Gaslaterne

Muchas de mis compañeras bloggers han comentado que no echarían de menos los largos y oscuros inviernos alemanes.

Yo soy de las que cree que el invierno se lleva bien entre Glühweins, mercados de Navidad y Carnaval. Sin embargo, lo que no ayuda a combatir esa oscuridad permanente que se instala en Alemania desde Octubre hasta Marzo son las famosas Gaslaterne.

Señores alemanes: Lo de iluminar las calles no entra en vuestros planes, ¿no? He de confesar que en ocasiones he tenido que activar la linterna del móvil para ver por donde pisaba… (Si quieres saber más sobre las Gaslaterne y el gran debate que hay desde hace años en Düsseldof sobre este tema te recomiendo que leas mi antiguo post “Gaslaterne, un símbolo a debate“).

Ahora, también es cierto que no todas las calles están llenas de Gaslaterne y que el centro de cualquier ciudad alemana suele estar bien iluminado (¡Un hurra por estas calles!).

Las frutas y verduras

En este punto coincido con Irene de Alemania entre bastidores: Yo tampoco echaría de menos la fruta y la verdura en este país.

Si llevas tiempo leyendo el blog ya sabrás que soy muy amante de comer fresas 😉 y verduras varias, de ahí que lleve más de 4 años de búsqueda de las mejores frutas y verduras… sin mucho éxito.

Por un lado, es difícil encontrar productos europeos*, salvo que compres en el mercado ó en ciertas épocas del año donde se producen productos muy concretos: espárragos, calabaza, fresas…

Por otro lado, es complicado encontrar productos frescos en los supermercados(si eres amante del brócoli y vives en Alemania seguro que me entiendes…).

Una vez encontré uvas italianas en el super y me lancé a comprar el último racimo como si no hubiese un mañana (normalmente suelo encontrar uvas de India…).

Es cierto que si tienes tiempo para comprar en el mercado, los productos son de mejor calidad. También es cierto que si trabajas es más fácil ir al supermercado  que abre todos los días hasta las 22.00 pm. 😉

El transporte público

En NRW el transporte público es un caos. Todos los días hay algún retraso o algún problema en la línea de metro y tranvía.

Si llevas tiempo siguiendo mis aventuras alemanas seguro que ya conoces mi post sobre “como convivir con la Deutsche Bahn”, donde resumo todas mis experiencias (que no son pocas) con los trenes alemanes.

Ahora te toca a ti

¿Qué NO echarías de menos si dejases el país en el que resides actualmente?

Cómo participar

Si tienes un blog y quieres formar parte de esta blog parade anímate a participar. Sólo tienes que:

  • Escribir un post contando lo que no echarías de menos de tu país de residencia (no tiene porque ser Alemania)
  • Dejar un comentario con el link de tu entrada
  • Fecha límite el 30 de Junio

Si no escribes un blog y te apetece contar tu experiencia, no dudes en dejar un comentario aquí abajo 🙂

Espero que te haya gustado el post. ¡Nos leemos en unos días! 🙂

 

*Cuando hablo de comprar productos europeos lo digo porque hay muchas zonas en Europa conocidas por la calidad de sus frutas y verduras, y me sorprende que en muchos supermercados es más fácil encontrar cerezas venidas, por ejemplo, de Chile pero no cerezas Alemanas (cuando vivimos en Alemania).