7 pequeños trucos para aprender alemán

Aprender un nuevo idioma es siempre una buena idea. La perspectiva de poder comunicarte con personas de otros países, viajar por el mundo e, incluso, acceder a un nuevo mercado laboral es atractiva para muchas personas.

Desde que vivo en Alemania he conocido mucha gente que por un motivo u otro han tenido que aprender algún idioma. Algunos han centrado todos sus esfuerzos en aprender el idioma local, mientras que otros han decidido ampliar conocimientos y seguir estudiando otros nuevos.

Si estás estudiando alemán, bien por amor al arte o bien por necesidad, quiero que sepas que te comprendo. El alemán no es un idioma fácil; tantos casos concretos, tantas excepciones, el “der die das”, el conjuntivo, los distintos dialectos… Sí, el alemán tiene su aquel.

Para que no te vuelvas loc@ estudiándolo te voy a dejar algunos trucos para aprender alemán que me sirvieron a mi cuando llegue por estas tierras:

1. Apuntarse a clases

Sí al llegar a Alemania no lo hiciste (no pudiste, pereza, no había plazas…) que sepas que ¡nunca es tarde para empezar! Las clases de alemán son una buena manera para conocer gente con la que organizar Stammtisch para hablar. Además, escuchar distintos acentos es siempre una buena manera de no acostumbrarse a uno concreto.

2. Leer

Si eres principiante (nivel A1, A2) te recomiendo empezar leyendo libros para niños. ¿Te acuerdas del principito? Puede ser un buen momento para quitarle el polvo y sacarlo de paseo ;).

Si ya tienes un nivel más avanzado (B1) te recomiendo que leas muchos periódicos y revistas. Estos son una buena herramienta para aprender vocabulario. Recuerdo que cuando yo empecé a estudiar el idioma me recomendaron leer el periódico BILD, ya que tiene muchas imágenes y poco texto, pero usan un vocabulario muy de la calle. ¡Un sueño si quieres aprender un poco de jerga alemana!

Cuando tengas un nivel mayor puedes darte a la lectura. Como devoradora de libros te dejo un par de títulos por si te animas a leerlos:

  • Der Blogger
  • Traumsammler
  • Vierundzwanzig Stunden

3. Oír la radio

Con esto no me refiero a oír canal historia, que si quieres también, sino a radios más comerciales como Energy o Live1 donde mezclan programas con música, por lo que entre canción y canción puedes mejorar tu alemán.

Una cosa muy interesante de Alemania es que cada media hora se interrumpe la programación para dar las noticias. Osea que cada 30 minutos tienes un ratillo para entrenar un poco tu alemán.

4. Dejarte corregir

Que no te siente mal; que te corrijan al hablar un nuevo idioma es el mejor regalo que te pueden hacer, ya que así vas aprendiendo sobre la marcha y te das cuenta de los errores que estás cometiendo.

5. Ver series/películas

Ver películas es una buena manera de agudizar el oído. Recuerdo que para prepararme el B2 vi “Good bye, Lenin!”, sin subtítulos (¡a lo loco!) y aprendí bastante vocabulario gracias al gran Daniel Bruhl (si, soy fan de este chico:) ).

Para el C1 me aficione a un par de series policiacas alemanas  “SOKO Köln” y “Tatort”. Por cierto, esta última levanta pasiones en Alemania, de hecho en muchas ciudades se organizan quedadas para comentar el capítulo semanal.

6. Hablar con alemanes

Me acuerdo que al poco de llegar aquí me di cuenta que tenía que mejorar mi nivel todo lo posible (digamos que me lo puse como meta), por lo que aprovechaba cada ocasión para hablar con algún alemán e ir poniéndome a prueba. Y cuando digo cada ocasión me refiero a cada ocasión, como aquella vez que me ofrecí para responder a una encuesta en Rewe para poder hablar con el hombre que la llevaba a cabo y ver si nos entendíamos… Un señor muy agradable por cierto 🙂

7. Escuchar música alemana

En Alemania hay un tipo de música llamada Schlager, cuya mayor representante es Helene Fischer y su canción “Atemlos durch die Nacht” (un autentico himno en Alemania).

Además de este tipo de música, también es fácil encontrar otros grupos y cantantes muy conocidos como: CRO,  Die Toten Hosen, Mark Forster, Adel Tawil… Un truco: Mientras escuchas la canción lee la letra en internet 😉 y, si puedes, cántala en alto. ¿Te animas?

 

 

 

Anuncios

7 señales que demuestran que te has vuelto aleman

Llevas un tiempo en Alemania? La cerveza y las salchichas forman ya parte de tu dieta? Incluyes la col en tus recetas? Eres de los que piensa que el carnaval es la mejor época del año y que los mercados de navidad son un must que nadie debe perderse? Si has respondido sí, puede que estés empezando a adaptarte muy bien a la cultura alemana. Sin embargo, aquí va la prueba definitiva:

Las 7 señales que demuestran que te has vuelto alemán

 

1. Cuando te mudas te llevas hasta el último tornillo

image

Sí, en Alemania es normal dejar la casa literalmente vacía. Los alemanes se lo llevan todo cuando se mudan a otro piso: lavadora, frigorífico, cocina… hasta las bombillas!!

Y si los viejos muebles no encajan en el nuevo piso… Nada mejor que sacarlos a la calle para que otros puedan cogerlos y reutilizarlos 🙂 Reciclaje  a la antigua usanza!

2. Al ver un rayo de sol sales corriendo a la calle

image

No importa verano o invierno, los alemanes no pueden resistirse al sol. Es ver un rayo de sol y salir a por él. Cada vez que el sol brilla las calles se llenan de gente. No importa que haga -20 grados que mientras haya sol nadie se queda en casa.

3. No invitas a nadie a nada

Zusammen oder getrennt? La pregunta del siglo. Si vienes del sur de Europa es muy probable que respondas „Zusammen (junto)“. Es algo instintivo, invitar a los amigos a una comida ó un café es lo más normal en ciertos países europeos. Incluso invitar a tu pareja!

Sin embargo, un buen alemán siempre va a responder “getrennt (separado)”. Aquí se divide todo, hasta la cuenta del café! Así que si quieres invitar a algún amigo, te deseamos suerte convenciéndole de que sólo lo haces por el afecto que le tienes.

4. Te quitas los zapatos al entrar en un piso

Es una regla no escrita. Al entrar en un piso hay que dejar los zapatos en la entrada y caminar descalzo. Así que no te sorprendas si te piden que te los quites cuando te inviten a alguna casa a cenar o de fiesta.

Bien pensado es una idea práctica, así en invierno la nieve y la lluvia no se esparcen por la casa. Sin embargo, nos gustaría compartir un secreto: Los alemanes no suelen tener moquetas ni alfombras 😉

5. Te gusta pasar un día en IKEA

He aquí el hobby por excelencia. No importa que día de la semana sea, IKEA siempre está lleno de alemanes deseosos de nuevos muebles. Será que los que se llevaron de su anterior piso no entra en el nuevo?? No sabemos muy bien la razón de esta afición alemana, pero aunque parezca increíble IKEA es un punto de encuentro muy habitual.

Os sorprenderíais si os digo que uno de los mayors IKEA del mundo esta en Alemania? Concretamente en Düsseldorf.

http://www.rp-online.de/nrw/staedte/duesseldorf/duesseldorfer-ikea-ist-jetzt-der-groesste-der-welt-aid-1.1144216

6. Te colocas frente a la puerta del tranvía una parada antes

image

Los Alemanes tienen prisa por salir del transporte público, o eso parece, ya que se preparan
para ello en la parada anterior. Aquí nadie espera a que el transporte pare, para
cuando ese momento llega están todos haciendo cola frente a la puerta y salen del mismo a una velocidad que ni Usain Bolt.

Pequeño paréntesis en favor de los alemanes (y caída de un mito para todos los extranjeros): el transporte público alemán no es puntual. Será por eso que tienen tanta prisa?

7. En temporada estival tu mayor ilusión es organizar barbacoas

image

Seamos sinceros, ¿a quién no le gusta organizar una buena barbacoa con los amigos de vez en cuando?

En Alemania no existe la expresión “de vez en cuando” (o si existe no la conocen), cuando llega el verano y el buen tiempo se organizan barbacoas casi todos los días! Tampoco es algo muy complejo, con comprar
cervezas y algo de comer ya está todo hecho. Les gustará tanto por la poca complejidad que supone organizar una ó por los rayos de sol de los que os hemos hablado en el punto 2?

Nosotros aún no cumplimos todos los requisitos (aunque poco nos falta la verdad…) y tú, te has adaptado al 100%? Ya te has vuelto alemán?