Utrecht

El pasado fin de semana decidimos empezar el año visitando a nuestros vecinos Holandeses. Para ello elegimos la preciosa ciudad de Utrecht.

En este post te voy a contar más sobre este lugar único y lleno de historia, que te sorprenderá.

Un poco de historia

Antigua ciudad universitaria fue la ciudad más importante de los Países Bajos hasta que Amsterdam la relevó del trono.

Aún cuenta con muchos edificios de la Edad Media, aunque su edificio histórico más destacado es la catedral de San Martin (Dom van Utrecht) cuya torre, de 112 metros, se puede contemplar desde cualquier punto del Casco Antiguo.

Si te animas puedes comprar tickets para subir a la misma. Desde su punto más alto las vistas de la ciudad son  espectaculares.

Algo más que arquitectura

Los habitantes de Utrecht no sólo están están orgullos de decir que allí nació el único Papa Holandés sino que también han conseguido que su ciudad sea conocida por sus museos y sus preciosos canales, que nada tienen que envidiar a los de mi querida Amsterdam.

Junto a los mismos se pueden encontrar cafeterías y restaurantes donde degustar todo tipo de comida, desde Hamburguesas (que tienen una fuerte presencia en la zona) hasta un buen café con tarta en alguno de sus pequeños cafés curiosamente decorados.

Sorpresa de domingo

Lo que no sabíamos cuando cruzamos la frontera era que ese día se celebraba el día de la cultura, por lo que la ciudad estaba no sólo llena de gente paseando por sus calles y entrando a comprar en las tiendas, sino que en cada esquina encontrábamos diversos artistas: cantantes, pianistas, modelos, fotógrafos…

Tras ver un concierto de piano en la catedral decidimos dar una vuelta por la ciudad donde encontramos cantantes en las calles del casco antiguo, exposiciones fotográficas en cafeterías y músicos tocando diferentes instrumentos al rededor de los canales.

Fin del viaje: Tilburg

Nuestro viaje terminó en la ciudad de Tilburg, al sur del país.

Esta conocida ciudad entre los Erasmus nos recibió de noche pero muy iluminada, no sólo los edificios públicos sino también los restaurantes y bloques de viviendas.

Allí pudimos disfrutar de la comida típica holandesa: Salchichas, puré de patatas con verdura, croquetas de carne y las estupendas patatas fritas holandesas.

Y después de esa gran cena decidimos retirarnos hasta el siguiente viaje.

Tu turno

¿Has estado ya en Utrecht o TIlburg? ¿Conoces sus preciosas calles llenas de canales? Anímate a compartir tu experiencia en los comentarios, nos encanta conocer nuevos sitios y planes. 

Y recuerda, si te gusta este post no dudes en compartirlo :

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .